Cirugía con láser para curar las hemorroides

En post anteriores hemos hablado sobre los problemas que causa la evolución de la enfermedad hemorroidal especialmente cuando alcanza sus estadios III y IV, cuando las almorranas se vuelven externas, es decir durante la deposición se salen del conducto anal y no retornan de forma espontánea, por lo que se hace necesario reintroducirlas manualmente.

En muchos casos el plexo hemorroidal que ha salido al exterior del conducto anal no puede ser reintroducido, ni por el paciente ni por el médico tratante o personal sanitario, cuando esto ocurre se hace necesario corregir las hemorroides a través de métodos quirúrgicos; actualmente uno de los métodos más utilizados para ello es la cirugía con láser.

La posibilidad de operarse con láser es un avance muy importante en el tratamiento de las almorranas, ya que es un método muy seguro, que se realiza de forma ambulatoria con sedación anestésica, por lo que luego de la cirugía el paciente retorna casa en pocas horas y en corto tiempo puede retornar a sus actividades cotidianas de manera normal y sin complicaciones.

Una de las mayores ventajas de este tipo de cirugía es su ejecución indolora con un alto grado de tolerancia y la ausencia prácticamente total de complicaciones, lo que supone una elevada tasa de éxito, en casos de almorranas externas sangrantes; ya que energía producida por el láser induce a la fotocoagulación produce la retracción de las hemorroides y previene el prolapso.

cirugia con laser para curar las hemorroides

¿En qué consiste la Cirugía Láser?

La cirugía láser para corregir las hemorroides es un procedimiento médico que se realiza bajo anestesia, la cual, de acuerdo a las características de cada paciente, puede ser sedación anestésica, anestesia general o raquídea, la cual es aplicada por el anestesiólogo que forma parte del equipo de especialistas que realizará la intervención quirúrgica; en la que se siguen los siguientes pasos:

  • Una vez la anestesia ha hecho efecto, el cirujano procederá a dilatar el ano, para así tener acceso a la más alta de las almorranas y poder eliminarlas por completo.
  • Luego de dilatar el ano, se extrae por completo el plexo hemorroidal utilizando para ello unas pinzas quirúrgicas.
  • Se ubica el inicio de las hemorroides y se procede a seccionarlas haciendo uso del láser para eliminar totalmente el problema.
  • Una vez extirpadas las almorranas se retiran los instrumentos quirúrgicos utilizados y se espera a que el paciente despierte de la anestesia.

Las propiedades del láser permiten que el tejido alrededor del plexo venoso extirpado cautericen, eliminando totalmente el sangrado, además no es necesario realizar ningún tipo de sutura, lo que permite que la intervención sea ambulatoria y la recuperación del paciente muy rápida.

Deja un Comentario