El examen digital rectal para determinar la gravedad de la enfermedad hemorroidal

Cuando se padece hemorroides y estas han evolucionado a un estadio superior, es posible que el médico tratante aconseje se realice un examen digital rectal, el cual permite determinar si existen anormalidades en la zona inferior del abdomen y la pelvis, así como descartar la presencia de otras enfermedades como cáncer de colon, de recto, o la enfermedad de Crohn.

Este examen permite también a los especialistas de la salud conocer la gravedad de la enfermedad hemorroidal y las acciones que se deben emprender para tratarla de forma eficaz. Es una prueba que se realiza en la parte inferior del recto; con el término “digital” se hace referencia al uso de un dedo enguantado y lubricado para realizar dicho examen.

El médico tratante intentará el dedo enguantado y lubricado en el recto; con la otra mano hará presión en la parte baja del abdomen y la pelvis, es posible que se aconseje junto a este examen la realización de una anoscopia para diagnosticar de manera más efectiva las hemorroides internas, ya por su suavidad, algunas veces son difíciles de detectar con el examen digital rectal.

El examen digital rectal no requiere ninguna preparación previa, los especialistas recomiendan relajarse lo más posible antes de la prueba y respirar profundo al momento que es dedo es introducido en el recto, es importante informar al médico que realiza la prueba si se sufre de algún síntoma de hemorroides, para que el médico pueda evitar lastimar la zona afectada.

¿Cómo se realiza el examen digital rectal?

Para la realización de esta prueba el paciente debe desnudarse de la cintura para abajo y cubrirse con un sábana, el médico tratante lo ubicará en la posición adecuada para realizar el examen; generalmente los hombres son examinados de pie, inclinados hacia enfrente, o recostados en una camilla hacia su lado izquierdo con las rodillas colocadas en el pecho. Las mujeres se colocan en una camilla acostadas bocarriba colocando los pies en un soporte.

Lo primero que hace el médico es examinar las fisuras o exterior del ano, seguidamente insertará en el recto un dedo cubierto y lubricado, al mismo tiempo con la otra mano hará presión en la zona baja del abdomen y la pelvis, esto le permite detectar el nivel de dolor y otras posibles anormalidades.

El doctor obtendrá además una pequeña cantidad de heces a fin de realizar una prueba de sangre oculta o evaluar la presencia de sangrado rectal.

Deja un Comentario