Estudio sobre manejo conservador de las almorranas aporta resultados positivos


Existen múltiples estudios científicos relacionados con la atención de la enfermedad hemorroidal, con el fin de buscar alternativas viables de tratamiento de este padecimiento que se ha convertido en un problema de salud pública a nivel mundial.

Los tratamientos más comunes para atender las almorranas, cuando se presentan en sus primeras etapas de inflamación de las venas de la zona anal, son la indicación de una dieta balanceada rica en frutas, vegetales y fibra natural, al igual que la ingesta de suficientes líquidos y de agua a diario.

Además, en esta fase de tratamiento no quirúrgico de la enfermedad hemorroidal de igual forma, se indican medicamentos de aplicación tópica, con el fin de disminuir la inflamación y los otros síntomas. Sin embargo, la combinación de antiinflamatorios no funcionan sí no se toman otras medidas adicionales.

Recomendaciones del estudio

En ese sentido, se destaca la investigación realizada sobre el papel del manejo conservador como tratamiento de la enfermedad hemorroidal, realizada por Helmes C. de Düsseldorf en Alemania. Este estudio refiere el análisis del papel de una dieta alta en el uso de fibra y en el incremento de la ingesta de líquidos en 2.5 litros diarios.

Del mismo modo, incluye esta investigación la recomendación de evitar esfuerzos excesivos y lavados del periné evitando el uso del papel higiénico luego de defecar. Es una sugerencia que puede resultar extraña y poco higiénica. Pero, su investigación arrojó resultados sorprendentes.

Las comunes almorranas se presentan al aumentar la presión en la zona anal, son varices o inflamación de las venas del recto o del ano y pueden presentarse en cualquier período de la vida a cualquier persona, con más incidencia en mujeres embarazadas y en quienes sufren de estreñimiento.

Resultados de la investigación

En ese sentido, el estudio referente al papel del manejo conservador como tratamiento de la enfermedad hemorroidal, de Helmes C., aporta los resultados de su observación, luego de seis meses de seguimiento de sus recomendaciones ligadas a los cambios en la alimentación y estilo de vida.

Consiguiendo como conclusiones, que sólo 11 de los 232 pacientes observados, requirieron ser intervenidos quirúrgicamente, ya que el resto el 95 por ciento mejoraron significativamente sus hemorroides.

El investigador concluye su estudio sobre las almorranas explicando que los síntomas de la enfermedad hemorroidal, en la mayoría de los casos, mejoran al realizar un adecuado manejo conservador de la patología, asociado a la educación del paciente y a cambios modestos en su alimentación.

Deja un Comentario