Examen rectal diferencias y semejanza según el género

Los exámenes comunes en el caso de que se sospeche el padecimiento de hemorroides son necesarios porque los especialistas ameritan conocer las condiciones que han generado en las zonas afectadas a causa del incremento del tamaño de los vasos del plexo venoso y submucoso del conducto anal, que se presenta con gran frecuencia y múltiples razones.

En ese sentido, los especialistas califican como necesario practicar el examen rectal en las personas que presentan síntomas que indican que pueden estar padeciendo de almorranas. Las hemorroides son básicamente dilataciones de las venas de las ramificaciones venosas de la mucosa del recto o del ano y su examen presenta diferencias entre hombres y mujeres.

Diferencias entre masculino y femenino en el examen rectal

En el caso de los pacientes masculinos, se lleva a cabo el examen rectal simplemente palpando las vesículas seminales, el bulbo del pene y de la próstata para conocer sí están recrecidos. También, los especialistas examinan la superficie inferior a la vejiga para saber sí está distendida y a su vez, los ganglios linfáticos ilíacos para saber sí están recrecidos.

En el caso de las pacientes féminas, casi siempre recurren a los exámenes para descartar hemorroides con sus ginecólogos o sus obstetras, ya que es muy común su padecimiento durante el embarazo o posterior a este y se les examina el cérvix del útero, los ovarios y su ligamento ancho para conocer sí están dilatados a consecuencia de las lesiones de almorranas.

Es significativo destacar, que existen otras diferencias entre masculinos y femeninos en el caso de las almorranas, ya que en el caso de los hombres la presión que general la erección, igualmente presiona al interior de las venas hemorroidales y por ello, están predispuestos a sufrir de la enfermedad hemorroidal.

Semejanzas entre mujeres y hombres en el diagnóstico de hemorroides

Con estos exámenes los médicos determinan sí efectivamente se tratan de casos de hemorroides y si las verifican también las clasifican, dependiendo de dónde estén situadas las inflamaciones. En internas sí se localizan por arriba del conducto anal y están cubiertas de mucosa. Y como externas, sí son superficiales por las venas inflamadas en el ano.

El examen rectal tanto en casos de masculinos como en femeninas, sirve para determinar el grado de almorranas, cuando se localiza en tejido submucoso sobre la línea es grado I. Cuando sobresalen al defecar y luego se introducen es grado II. Mientras que en el grado III deben ser reintroducidas por el paciente y en el grado IV siempre están prolapsadas.

Deja un Comentario