Hemorroides en el embarazo

Las hemorroides o almorranas son parte de la anatomía propia del conducto anal y cumplen la función de facilitar la continencia, evitar que se escapen de manera no deseada los gases, sin embargo cuando éstas se inflaman, producto de una elevada presión en la zona rectal provocan muchas molestias, es una patología de frecuente ocurrencia, por lo que es común que se presenten hemorroides en el embarazo.

Durante la gestación las mujeres son muy propensas a sufrir está molesta patología, debido a que el útero crece constantemente lo cual causa una presión mayor a la normal sobre las venas de la zona pélvica y la vena cava inferior, la cual es la encarga de transportar la sangre desde las extremidades inferiores al corazón.

Lo que provoca que el retorno de la sangre de la parte inferior del cuerpo realice de forma más lenta, esto causa una mayor presión sobre los vasos sanguíneos (venas, arterias, vénulas y arteriolas), causando que estos de dilaten o recrezcan más de lo normal, por lo que la mujer estará más propensa a sufrir de varices en las piernas y almorranas en el embarazo.

hemorroides en el embarazo

Otro problema de frecuente ocurrencia durante la gestación es el estreñimiento, el cual puede ser causado, además de por las causas comunes como la alimentación inadecuada, por el aumento de la producción de progesterona, el aumento de la capacidad intestinal para absorber líquidos y por la presión ejercida por el útero en crecimiento sobre el aparato gastrointestinal.

El estreñimiento, por la fuerza que se debe hacer para realizar la deposición, genera también gran presión sobre las vénulas y arteriolas presentes en la región anal, lo cual causa que éstas se ensanchen de manera distorsionada y generen hemorroides en el embarazo, vale destacar que unas semanas luego del parto las almorranas tienden a desaparecer naturalmente.

Consejos para evitar las almorranas en el embarazo

Desde tiempos ancestrales las mujeres han aprendido a cómo evitar sufrir de hemorroides durante el embarazo, se trata de algunas recomendaciones que han sido pasadas de generación en generación y cuya efectividad ha sido probada, inclusos muchos profesionales de la salud los recomiendan ampliamente, ya que así se evitará usar medicamento para las hemorroides.

Evita el estreñimiento

Cuando te enteres que vas a ser mamá, la primera condición para evitar las almorranas en el embarazo, es evitar el estreñimiento, para ello debes tener una dieta apropiada a tu condición que incluya granos integrales, frutas y vegetales preferiblemente verdes y consumir abundante cantidad de líquido preferiblemente agua.

Haz ejercicio diariamente

Realiza ejercicios diariamente para ayudar a tu organismo a regular la función intestinal, recuerda que lo más recomendable es que estos ejercicios sean indicados ´por un especialista y sí es posibles los hagas bajo la guía de un entrenador personal certificado.

Una rutina muy utilizada son los ejercicios Kegel, ya que su práctica cotidiana facilita la circulación sanguínea en la zona rectal, asimismo permiten fortalecer los músculos existentes alrededor del ano. Además de ayudar a evitar las hemorroides en el embarazo, son ideales para fortalecer los músculos de la zona pélvica y la uretra, lo cual será de gran ayuda a la hora del parto.

No permanezcas sentada o parada durante mucho tiempo

Evita estar sentada o parada por períodos prolongados de tiempo, si en tus labores cotidianas ameritas mantenerse en cualquiera de estas posiciones, debes movilizarte por unos minutos al menos cada hora, si debes permanecer sentada trata de utilizar una silla de diseño ergonómico, lo cual te ayudará mantener una postura adecuada y minimizará la presión sobre vénulas y arteriolas del ano.

Acuéstate del lado izquierdo

Cuando quieras permanecer acostada, bien sea durmiendo, viendo la tele o leyendo, es recomendable que lo hagas apoyándote sobre tu lado izquierdo, ya que así disminuirás la presión sobre las venas del recto, esto permite una circulación más fluida de la sangre que regresa al corazón desde la parte inferior del cuerpo.

Algunos remedios caseros para las hemorroides

Generalmente a partir del segundo trimestre del embarazo se hace mayor el riesgo de sufrir de almorranas, ya que el crecimiento del útero aumenta la presión sobre los vasos sanguíneos de la parte inferior del cuerpo, lo que hace que las mujeres en esta etapa de gestación sean propensas a contraer esta patología.

La buena noticia es que luego del parto, el útero deja de ejercer presión sobre las venas, por lo que en algunos días las vénulas y arteriolas del recto y la zona anal vuelven a su tamaño normal, sin embargo esta patología obliga incluso al uso de medicamento para hemorroides, aunque también existen algunos remedios caseros para almorranas que te ayudarán a sentir un gran alivio.

Compresas heladas o bolsas de hielo

Si presentas alguno de los síntomas de hemorroides y quieres sentir alivio te recomendamos colocar una compresa helada o una bolsa de hielo sobre la zona anal, lo cual te ayudará a disminuir la hinchazón y sentirás bastante alivio.

Puedes aplicar las compresas al menos dos veces al día, se recomienda realizar una infusión de manzanilla y dejarla enfriar hasta cerca del punto congelación y empapar en ella las compresas a aplicar, la infusión de manzanilla helada es excelente para calmar la picazón y el ardor, además tiene propiedades desinflamatorias.

Baños de asiento con agua tibia

Los baños de asiento con agua tibia, no caliente, te ayudará a higienizar la zona anal y te brindará alivio de los síntomas de almorranas, puedes tomarlo por un periodo de más o menos 15 minutos dos veces al día, puedes alternar esta rutina con la las compresas heladas.

Es recomendable también que cada vez que defeques te limpies cuidadosamente, si es posible lávate con abundante agua y jabón neutro, evita usar papel higiénico de colores o con fragancia ya que los químicos que posee pueden irritar la zona del ano.

Cremas calmantes apropiadas para aliviar las hemorroides en el embarazo

Actualmente existe medicamento para hemorroides muy efectivo, como las cremas calmantes de aplicación local que te ayudan a aliviar las almorranas, es importante que utilices el que te recomiende tu médico y por el tiempo estipulado, así evitaras su uso continuado ya que hacerlo puede provocar irritación en la zona anal.

Deja un Comentario